Como a casi todos nos gusta viajar y en la mayoría de casos el primer obstáculo para cumplir este deseo es el económico, desde Railpanda queremos ofrecerte unos cuantos consejos que te puedan ayudar a hacerlo ahorrando, lo cual permite desplazarte más y mejor. No se trata de trucos mágicos, se trata de actitudes hábiles e inteligentes que pueden evitar gastos innecesarios y permitir así inversiones más rentables.

Planea con tiempo tus vacaciones

Siempre que sea posible, trata de empezar a planear tu viaje con la suficiente antelación. ¿Qué ventajas te brinda hacerlo? Pues sencillamente te permite adelantarte a los acontecimientos y ver detenidamente el desplazamiento desde otra perspectiva, además de tener tiempo para observar todas las opciones y ofertas que puedas aprovechar.

No pagues por cosas que puedas hacer tú mismo

Si puedes hospedarte en apartamentos, viviendas en alquiler por días o cualquier lugar que ofrezca cocina, aprovéchalo y te ahorrarás los gastos de restaurantes, por ejemplo. Del mismo modo, si tienes la posibilidad de organizar tu propio viaje –y dudamos mucho de que no la tengas de la mano del omnipresente Internet–, hazlo tú mismo y no pagues porque te lo hagan, de este modo conseguirás además un destino a medida para ti. Y así un sinfín de ejemplos más que te pueden llevar a ahorrar sumas importantes de dinero.

El transporte en el destino

Elige siempre el transporte público y a poder ser, no utilices taxis; metros, autobuses y trenes de corto recorrido te pueden llevar a la mayoría de los lugares de un modo más barato, más todavía si te informas sobre posibles descuentos por número de viajes antes de llegar y los adquieres por adelantado. Si puedes alquilar una bicicleta o moverte caminando es otra manera fantástica de conocer la ciudad y de ahorrar dinero.

Si es gratis sabe mejor

La mayoría de museos y otros lugares típicos de visita, ofrecen horarios gratuitos o con suculentos descuentos para que tú vayas y te aproveches de ellos. Si además cuentas con opciones como carnés de estudiante, cartillas de desempleo y otros documentos similares, puedes utilizarlos para rebajar notablemente los precios de entrada a muchos lugares.

Aléjate de lo típico

Puedes disfrutar de sitios, comidas y espectáculos comunes de un lugar sin hacerlo a través de las ofertas más típicas. Si viajas a un lugar y quieres tomar un café o salir a comer o a cenar, trata de alejarte de los sitios más céntricos y turísticos, donde se suele aprovechar el tirón para inflar los precios de manera desorbitada. Busca cafeterías o restaurantes normales y menos turísticos y aprovecha el conocido menú del día, que suele ofrecer platos autóctonos a precios más reducidos. Lo mismo ocurre a la hora de comprar souvenirs, puedes adquirirlos en tiendas menos visibles o que no estén destinadas a esos fines concretos, que a buen seguro ofrecerán mejores precios.

Allá donde fueres haz lo que vieres

Aprende de los lugareños, observa y pregunta a la gente que viva en tu lugar de destino, porque pueden aconsejarte mejor que nadie sobre los lugares que visitar y cuándo visitarlos. Lo mismo ocurre con el punto anterior: busca restaurantes frecuentados por los habitantes de esa ciudad, quienes saben perfectamente dónde invertir su dinero sin derrocharlo, puesto que están acostumbrados a moverse por la zona.

Lleva contigo lo que puedas necesitar y evita comprarlo en el destino

Muchas veces las condiciones climáticas, el hambre o cualquier otro previsible imprevisto hacen que tengas que desembolsar una suma de dinero que probablemente sea más alta que en el caso de haberlo traído de casa. Unos bocadillos o algo de comida para cocinar en el destino si tienes la posibilidad, un chubasquero o paraguas, pañuelos, toallitas y otras muchas cosas pueden ahorrarte un gasto si lo previenes con tiempo.

Comprueba las ofertas y aprovecha las que sean de confianza

Con la irrupción de Internet han explotado el mercado y las ofertas, y el mundo turístico no iba a ser menos. Encontrarás miles de millones de propuestas de transporte, alojamiento, alimentación y entretenimiento entre otras cosas, sin embargo no todas son fiables. Busca las que lo sean, infórmate bien y compara varias opciones teniendo en cuenta la oferta del servicio en concreto sin intermediarios. En ocasiones las tarjetas de crédito suponen un aumento del pago y otras veces significan oportunidades de descuento, presta mucha atención y elige lo que más te convenga.

Las fechas sí importan

Muchas veces no tendrás la oportunidad de viajar cuando lo desees, pero si la tienes trata de hacerlo siempre en temporada baja y, afinando un poco más la puntería, evita los desplazamientos en fines de semana. La ley de la oferta y la demanda hace que cuantos más demandantes existan más altos serán los precios, y eso es algo que no te interesa y de lo que deberías huir.

Viaja en tren con Railpanda

El último consejo no siempre es el menos importante, y así es en este caso; la mejor manera de ahorrar a la hora de preparar tus viajes es hacerlo en tren y comprando tus billetes a través de la web de RailPanda, donde los encontrarás más baratos que en ningún lugar.

Esperamos haberte sido de gran ayuda y sobre todo, si tú también tienes algún consejo para ahorrar viajando, apúntanoslo en los comentarios; de todo se aprende y nosotros queremos compartir contigo lo que sabemos y no esperamos menos de ti. ¡Anímate y danos tu opinión!