Que viajar es algo que a todos nos encanta es algo que sabemos de sobra. El ocio, el descanso, la paz y la tranquilidad se unen con la cultura, la gastronomía, las experiencias, el arte y los paisajes, para dar lugar a idílicas vacaciones en resorts a pie de playa, cabañas en la montaña, entre los rascacielos de las grandes metrópolis, o en los hoteles de los lugares más exóticos y dispares del mundo.

Visitas a museos, plazas, parques, construcciones y parajes naturales y un sinfín de vuelos, mares, carreteras o, por supuesto, railes, invaden nuestro tiempo libre con un único fin: el de disfrutar, divertirse y reponer fuerzas para continuar con la rutina de la que venimos y hacia la cual nos dirigimos inevitablemente. Sin embargo, el hecho de viajar cuando sea, adonde sea y como sea, puede suponer ciertas ventajas que, muy probablemente, ni siquiera habías barajado.

Y nos referimos a beneficios muy serios, tales como los que afectan a tu salud; así pues, hoy te traemos grandes noticias: viajar es muy sano por diversas razones. Y cuando decimos que es sano, nos referimos al sentido médico del concepto. Así que, una de dos: o dejas de ponerte excusas para no viajar, o sumas una nueva excusa más a tu lista de argumentos para hacerlo. Te contamos cuáles son los motivos que nos llevan a hacer tal afirmación.

Desconexión

¿Cuántas veces te ha ocurrido que has hecho cosas mientras viajabas que te han hecho parecer un completo desconocido para tus acompañantes, e incluso para ti mismo? Un baile, un chiste o cualquier locura que, quizá sin ser nada del otro mundo, escapa a tu comportamiento diario y que solamente te atreves a hacer cuando estás completamente liberado, sin tensiones y sin vergüenzas.

Al mismo tiempo, también llevamos a cabo actividades que la falta de tiempo o las circunstancias nos impiden practicar en nuestra vida diaria aunque nos gusten, como la lectura o el deporte. El estrés es uno de los problemas más grandes que afectan a la sociedad en la que vivimos y tiene consecuencias muy graves para la salud física y mental, y no hay muchas maneras mejores que el turismo a la hora de combatirlo.

Perspectiva

Continuando en la línea del estrés, cabe señalar que se trata de algo que no se combate únicamente por el mero hecho de desarrollar experiencias diferentes, sino también porque al viajar tomamos perspectiva con respecto a nuestra rutina. Aunque parezca un tópico, la distancia física que se toma al alejarse de un lugar, nos permite también alejarnos de los problemas y las preocupaciones que nos inquietan cada día. Ver las cosas desde un punto de vista diferente es algo que supone abrir nuevos horizontes y soluciones, o simplemente relativizar aquello que nos parece tan importante y que realmente no lo es tanto.

Empatía

Al viajar se dan situaciones que también nos llevan a replantearnos nuestros problemas, y esto sucede únicamente cuando empatizamos con personas que viven en realidades muy diferentes a la nuestra. Para bien o para mal, se conocen situaciones que simplemente son distintas y que, lo quieras o no lo quieras, te hacen ponerte en la piel de otros y aplicar esto en tu día a día. Nuevamente, los viajes nos llevan a relativizar y a dejar atrás muchas de las cosas que nos impiden vivir tranquilos.

Condición mental

No sabemos hasta qué punto el turismo te puede alargar la vida o no hacerlo. Pero de lo que sí podemos hablar es de tu condición mental, que se mantendrá más tiempo en óptimas condiciones si la curtes con nuevas experiencias y la dotas de conocimientos. Es decir, probablemente tu edad física seguirá teniendo el mismo límite, pero tu cabeza permanecerá cuerda y sin afecciones durante más tiempo, algo que han certificado auténticas autoridades del mundo de la salud.

Memoria

Y lo mismo ocurrirá con tu memoria, ejercitarla es la solución para luchar contra su desgaste, y recopilar anécdotas y vivencias a lo largo de la vida supone un gran ejercicio para ella. Cuantos más viajes, más historias tendrás para recordar y para contar, tanto si se han dado a lo largo de recorridos solitarios o en itinerarios vividos en la mejor de las compañías. Puede parecer una tontería, pero si te paras a pensarlo, tu mente siempre alberga algún recuerdo de cada viaje que has hecho; un truco infalible para mantener el coco en forma.

RailPanda para abaratar la salud

Claro que todo lo que contamos suena genial, pero muchos de vosotros estaréis pensando que todo esto es muy bonito cuando uno se puede permitir viajar, ¡que me lo paguen los graciosos de RailPanda! Y para no engañarte hemos de decirte que, muy a nuestro pesar, no vamos a poder hacer frente a tus gastos turísticos; sin embargo, lo que sí hacemos es ayudarte a conseguirlo con un pequeño empujoncillo, y si no lo crees, solo tienes que pasarte a ver los precios de nuestros billetes de tren. Así que, si viajar es salud, y nosotros te ofrecemos un modo muy económico de viajar… ¡RailPanda es salud!