La crisis económica ha hecho que todos agudicemos un poco el ingenio para ahorrar algunos euros en distintos servicios. El sector del automóvil fue uno de los primeros en espabilar a la hora de encontrar nuevos modelos de negocio que permitiesen proyectos colaborativos entre particulares. Si todo empezó con el coche compartido, ahora te mostramos todo lo que debes saber para alquilar un coche a un particular.

Efectivamente, la liebre saltó cuando los particulares comprendieron que esos asientos que quedaban vacíos en sus vehículos, durante sus desplazamientos al trabajo u otros lugares, podrían ser ocupados y con ello ayudarse a paliar los gastos de mantenimiento, combustible, aparcamiento…

Ante esta demanda nacieron plataformas como Blablacar o Amovens, que servían para poner en contacto a propietarios de coches y viajeros. La idea fue todo un éxito y de ahí se ha derivado hacia el alquiler de coches a particulares que, si bien trae de cabeza a las empresas tradicionales de renting, lo cierto es que permite alquilar coches a un precio realmente barato.

Todo puede hacerse a través de una plataforma online o de una app. La misma Amovens ya giró su modelo de negocio y también se está especializando en el alquiler de coches entre particulares.

Es importante que tengamos en cuenta que, según estudios recientes, nuestro vehículo puede llegar a pasar más de 20 horas aparcado cada día. Lo cierto es que no parece muy rentable, sobre todo teniendo en cuenta lo que nos gastamos en mantenimiento, seguro, impuestos… Tampoco es ecológicamente muy eficiente.

A través de plataformas como Amovens, Social Car o Drivy, los propietarios de vehículos pueden alquilarle el coche a otro particular. Solo tienes que entrar en el sitio web, poner tu modelo de coche y sus características, el precio por día y el horario en que lo tienes libre.

A partir de ahí, comienza la fórmula para alquilar coches baratos entre particulares, ya que estos últimos pueden beneficiarse de las ventajas de alquilar un coche rápidamente, de entre una flota extensa y variada y a propietarios cercanos a donde él reside, de manera que el cara a cara también funcione como fuente de confianza.

Puedes tener el coche durante horas o toda la jornada y el precio es realmente de lo más atractivo, en comparación con los precios que manejan los rentacar habituales.

Los propietarios deben saber que, por lo general, la plataforma realiza un seguro prácticamente a todo riesgo, que entra en funcionamiento en el mismo momento en que alquila su vehículo a un tercero. Así, este seguro sustituye al que hemos contratado personalmente como propietarios, durante el tiempo en que tenemos el coche alquilado.

De todos modos, si piensas ser un gran usuario de este tipo de plataformas y decides alquilar tu coche muchas veces, no está de más que modifiques tu seguro habitual para que cubra a cualquier tipo de conductor, por si las moscas.

Es interesante que sepas que, algunos propietarios, deciden ocupar con alquiler entre particulares todo el tiempo que su vehículo solía estar aparcado y de este modo consiguen unos ingresos tan interesantes, que les permite ayudarse con la financiación del vehículo y pagar los gastos del mantenimiento anual. ¿Y a ti, que te parece? ¿Alquilarías tu coche a un particular?