Hacer la maleta ¿problema o ilusión?

Todo viaje empieza con la preparación de la correspondiente maleta que generalmente va cargada de ilusiones, pero que siempre acaba trayendo algún que otro dolor de cabeza. Por eso queremos ayudarte a llevarlo de la mejor manera posible, y darte algunos consejos para afrontar los preparativos de un viaje que arranque al cerrar la cremallera.

Seguro que sabes de qué estamos hablando; lo habrás vivido más de una vez, pero ¿realmente se necesita sufrir tanto a la hora de decidir qué debemos llevar a un viaje y empaquetarlo a la primera? Te sorprendería saber que existen soluciones a todos los posibles obstáculos que puedan aparecer; por eso vamos a ponernos manos al equipaje y darte algunos tips.

Contra los porsiacasos, valentía

¡Olvida los porsiacasos! Y no, no nos referimos a esas “alforjas o sacos pequeños en que se llevan provisiones de viaje”, definición que según la RAE responde a este término –nunca prepararás un viaje sin aprender nada nuevo–, sino a los porsiacasos que te empeñas en incluir en todos y cada uno de tus viajes y luego jamás utilizas.

Desde Railpanda queremos recomendarte que seas valiente, que saltes sin cuerda, así, a lo loco, y te dejes en casa el abrigo cuando vayas al Sahara, porque seguro que te dejará un espacio libre para cosas que sí necesites. Nunca está de más echar un ojo al tiempo que te puedes encontrar; uno de tus mejores amigos a la hora de preparar un viaje y no malgastar en prendas inútiles puede ser @tiempobrasero, préstale más atención de la que habitualmente le das, es decir: un minuto de tu tiempo.

Cómo colocar prendas en lugar de incrustarlas

Dicho esto, vamos a hablar de cómo meter tu ropa en la maleta sin tener que sentarte encima para conseguir cerrarla, mientras observas con temor el esfuerzo titánico de las costuras de la cremallera para no reventar. Los consejos que leerás a continuación deberían garantizarte algo más de espacio en tu maleta, pero por si acaso te empeñas con los porsiacasos, al menos velarán por la integridad de sus costuras:

  • Enrolla la ropa en lugar de doblarla, se arrugará menos y ocupará menos espacio.
  • Incluye los elementos de mayor peso en la parte que quede abajo al transportarla, de manera que no aplasten el resto de prendas y las arruguen.
  • Higiene, la justa y necesaria. No hace falta llevarse una garrafa de 8 litros de gel y otra de champú; puedes rellenar botellas más pequeñas para ahorrar espacio y peso o puedes optar por utilizar jabones mixtos, que sirven tanto para el cuerpo como para el cabello. Por otra parte comprarlos en el lugar de destino o asegurarte de que el hotel los ofrece, son opciones a tener en cuenta para ahorrar. Debes hacerte con cepillo y pasta de dientes, peine y demás artilugios imprescindibles. ¡Y que sean de viaje! Cuanto más pequeños mejor, como de caja de muñecas.
  • Valora la opción de lavar tu ropa a mano allá donde vayas. Hubo un tiempo, hace relativamente poco, en el que no había lavadora. Seguro que tus abuelas pueden explicarte mejor que nosotros cómo hacerlo; aquí nos damos por satisfechos dejando caer el consejo.
  • Lleva el calzado mínimo; no lleves botas de agua a Sevilla en agosto, si tienes la mala suerte de que se da una alineación de planetas y llueve ya encontrarás solución. Las bolsas de plástico atadas a los tobillos son una idea muy a tener en cuenta.
  • No le dejes toda la responsabilidad a una maleta, trata de utilizar alguna mochila para aquellos útiles que puedas necesitar en el camino, o para traer de vuelta todos los souvenirs que vayas a comprar a las cuatro generaciones de tu familia repartidos entre llaveros, ceniceros y camisetas con el lema “alguien que me quiere mucho me ha traído este recuerdo de ¿Soria?”.

Datos técnicos que nunca está de más conocer

Aunque hablamos de trenes y no de vuelos, también las compañías ferroviarias tienen sus restricciones con respecto al equipaje y, aunque no son excesivas, como no queremos que te quedes en tierra, te señalamos algunas de esas pautas por gentileza de RENFE:

  • Puedes llevar tres bultos contigo, pero que no superen los 290 cm en el total de sus medidas, ni los 25 kg de peso. El mayor de ellos debe presentar un tamaño igual o inferior a 85x55x35.
  • Además de lo típico, coches de bebé, bicicletas plegadas e instrumentos musicales en su funda también se consideran equipajes de mano.
  • RENFE hace dos distinciones con las que deberás llevar especial cuidado: palos de golf y equipos de esquí; deberán ir bien resguardados en sus respectivas fundas y estar siempre bajo tu control para no desplazarse en el interior del coche.

Con todas estas recomendaciones lo único que esperamos es que disfrutes de la preparación de tu equipaje sin problemas, que mantengas tu cabeza puesta en las ilusiones de tu viaje y que ahorres tiempo, esfuerzo, espacio y peso, que para ahorrarte dinero ya está Railpanda. Por supuesto, si consideras que nos hemos dejado algún consejo, ¡no dudes en compartirlo con nosotros a través de los comentarios!