Si bien es cierto que con la crisis se ha hecho más complicado que nunca ahorrar un poco para poder viajar en verano, también lo es que las nuevas tecnologías han ayudado mucho para poder cumplir con los deseos de muchos turistas. Hablamos de la inmensa mayoría de las personas que, pese a no pasar por sus mejores momentos económicos, se han encontrado con muchas maneras diversas de abaratar sus vacaciones y, de este modo, poder permitírselas.

La economía colaborativa como epicentro del ahorro

Uno de los fenómenos que se ha convertido en factor clave del low cost, no solo en lo referente al turismo, sino en casi cualquier ámbito, es la economía colaborativa y su enorme explosión a nivel mundial. Resulta evidente pensar que el hecho de compartir gastos o cualquier otra cosa que derive en ahorro, reducirá los costes, entre otras cosas, de las vacaciones de los protagonistas del trueque. Veamos algunos de estos intercambios y otros grandes secretos para disfrutar al máximo gastando lo mínimo este verano.

El momento

El mes de agosto se ha convertido en una auténtica marea de migraciones en todos los sentidos, desde todos los orígenes y hacia todos los destinos se mueven millones y millones de personas en busca de lo que serán sus únicos días, semana o incluso mes de relax a lo largo de todo el curso; sin embargo, si te puedes permitir viajar en otro mes, la ley de la oferta y la demanda te asegurará el ahorro, pues a menor demanda, mejores precios.

El destino

Destinos hay miles, pero lo cierto es que, puestos a elegir, el calor del verano establece dos perfiles clave entre todas las posibilidades: lugares con playa o lugares con bajas temperaturas. Así, Londres, por ejemplo, se convierte en uno de los destinos más caros a visitar, y lo mismo ocurre con las islas.

Los destinos más turísticos vuelven a certificar la existencia de la ley de la oferta y la demanda, ya que sitios como Murcia o Castilla la Mancha ofrecen unos precios mucho más razonables que los lugares más concurridos de la época estival.

El transporte

Aunque las nuevas tecnologías ofrecen muchas opciones en cuanto a la elección de fechas y destinos, la economía colaborativa hace su aparición estelar con el transporte. Plataformas como Blablacar -la más conocida de ellas- han facilitado el ahorro a muchos viajeros que comparten coche y, por consiguiente, los gastos de carburante.

El alojamiento

En este caso, los hoteles van muy ligados a los destinos, sus precios funcionan de manera similar siguiendo las leyes de la oferta y la demanda; ahora bien, en este caso la economía colaborativa se vuelve a coronar. Páginas como Room4Exchange, por ejemplo, te ofrecen la posibilidad de intercambiar tu vivienda por otra en el lugar de destino que elijas -siempre y cuando haya alguien allí que esté dispuesto a viajar a tu lugar de origen- de manera completamente gratuita.

Los buscadores y comparadores de hoteles copan un protagonismo especial en estas fechas; desde que Internet se convirtió en algo accesible para casi todo el mundo, plataformas como Booking o Trivago hacen las delicias de los turistas en busca de alojamientos de los más dispares precios.

Internet, la restauración y el ocio

Pero no solo de la economía colaborativa vive Internet; las opiniones, consejos o clasificaciones que aparecen constantemente en webs, blogs o plataformas son una gran manera de conocer un poco más sobre tu destino. Como son muchos los turistas que buscan el ahorro, en plataformas como TripAdvisor no tendrás problema alguno a la hora de encontrar los lugares más económicos para comer y cenar, o los planes de bajo precio que te harán disfrutar de tus vacaciones. Esta plataforma en concreto, permite las opiniones completamente independientes de los usuarios para cualquier tipo de plan, viaje, destino o establecimiento, de manera que puede convertirse en una herramienta estrella para tus vacaciones.

RailPanda

Pero, como siempre, la guinda del pastel la encontrarás en RailPanda y en los billetes de tren que te ofrecemos a precios inmejorables. Ocúpate de reducir los precios en todos los demás aspectos de tu viaje que, si te decides a viajar en tren, de eso nos encargamos nosotros. Si por cualquier cosa decides cambiar de destino o no hacer un viaje que tenías previsto en tren, ¡que no cunda el pánico! En nuestra web también podrás revender tus billetes para no perder todo el dinero, ¿qué más necesitas?